Diagnóstico de Honduras

 

Honduras está constituida como una república, ubicada en el punto pivotal de la geografía de la región mesoamericana. Sus condiciones geopolíticas y geoestratégicas la convierten en un blanco permanente para quienes procuran control político y militar a nivel hemisférico. La longitud de su costa caribeña, el acceso expedito por vía terrestre al Océano Pacífico y los accidentes geográficos que le conceden ventajas estratégicas la convierten en un socio indispensable para sus vecinos.  

Su vocación democrática no ha resultado en un proyecto nacional exitoso y sus recursos y potencial no han beneficiado a la nación en su conjunto. Su población está conformada mayoritariamente por un segmento en el que predominan individuos muy jóvenes, sin educación, preparación ni madurez para servir de fundamento a la exitosa preparación de las generaciones inmediatamente posteriores. 


La inmadurez política de su población ha hecho posible que los segmentos de la población más vinculados con la forma de vida feudal que es la que más y mejor han conocido los hondureños a lo largo de su breve historia, hayan abusado permanentemente de sus privilegios y que no hayan procurado jamás el bienestar de las mayorías. La vida republicana que ha procurado construirse aproximadamente desde 1978, está en suspenso. 




La Visión Propiamente Dicha


Honduras debe iniciar de inmediato un proceso de modernización y renovación estructural, social y económica que le permita construir una nueva división política de su territorio, fusionando departamentos para crear entidades auto sostenibles y con personalidad jurídica que reconozcan y representen las regiones culturales y geográficas sobre las que se constituyan; con la atracción de inversiones privadas capaces de generar empleo y de moldear las reformas al sistema educativo para capacitar a su juventud y emplearla; con la reducción al mínimo posible del tamaño del gobierno central, el incremento de la representación poblacional traducida en la disminución de la cantidad de diputados, y asegurar la independencia del poder judicial, los entes contralores, la profesionalización de los órganos armados y del Ministerio Público.